Cuenta la leyenda, por el año deleyenda 1751, los pobladores de Ayabaca, con su párroco de apellido García Guerrero, querían tener un Santo Patrono, ya que solamente contaban con la Virgen del Pilar como patrona.

Un día, unos leñadores fueron al bosque y al cortar árboles se dieron cuenta que uno de ellos brotaba un líquido con la apariencia de sangre. Los leñadores, admirados, llevaron el madero al pueblo y conjuntamente con el sacerdote creyeron conveniente que una comisión buscara los servicios de unos escultores para que del madero hicieran una imagen del Santo Patrono.

La comisión emprendió el viaje y, por el camino, se  encontraron a dos hombres vestidos de blanco, cabalgando en hermosos caballos, y que le dijeron eran escultores. Entonces ya no tendrían que hacer tan largo viaje.

Los comisionados los contrataron y les pidieron que los acompañen a Ayabaca, diciéndoles que contaban con un hermoso madero del cual querían se tallara una imagen de Jesucristo.

Los escultores se comprometieron a confeccionar la obra, pero pusieron como condiciones:

* Que les dieran una habitación y los dejaran solos para trabajar.
* Que les pasaran los alimentos por una ventana, una vez al día.
* Que les deberían cuidar sus caballos.
* El precio lo acordarían después.

Lo acordado se cumplía y todos los días, les alcanzaban la comida por la ventana de la habitación.

Pero un día, los moradores del lugar deseaban tener alguna noticia de cómo iba el trabajo y con este fin se dirigieron a la habitación de los escultores. Al darse cuenta que nadie les respondía, derribaron la puerta y encontraron una hermosa escultura de Jesús con las manos atadas: CRISTO CAUTIVO, que dejó sorprendida a toda la gente. Los escultores no aparecían, la comida que se les habían alcanzado estaba intacta. Entonces todos gritaron ¡ES UN MILAGRO!

Desde entonces se dice que la imagen del SEÑOR CAUTIVO ES OBRA DE ÁNGELES.

La fiesta se celebra todos los años los días 12, 13 y 14 de octubre. Además la imagen sale en procesión el 01 de enero de cada año, con motivo de la celebración de Año Nuevo, acompañada por miles de feligreses quienes piden o agradecen milagros por su salud y agua para la agricultura.

Está situado en la plaza de armas de Ayabaca. Data del siglo XVII; en la parte frontal aparecen dos torres de cuatro cuerpos; hacia la Plaza de Armas se aprecian 13 arcos símbolos de Cristo y sus doce apóstoles.

En el interior se hallan altares acabados con pan de oro y algunos lienzos de la escuela quiteña.

Este templo es conocido porque alberga la imagen del Señor Cautivo y la Virgen del Pilar, patronos de Ayabaca.

Anteriormente era conocido como el templo “Nuestra Señora del Pilar” Ayabaca, hasta que el 13 de octubre del 2002, mediante Decreto Episcopal fue elevado a la categoría de SANTUARIO del Señor Cautivo, gracias a la gestión del Párroco Tarcisio Pusma y los directivos de la hermandad del Señor Cautivo que solicitaron tal petición al obispo de Chulucanas, monseñor Daniel Turley Murphy OSA. Después de estrechas coordinaciones, en el mes de junio del 2002 en Roma el Papa Juan Pablo ll bendijo tal petición.